Orilla Roja: Aldo Vicencio – Poema inédito en voz de su autor

Aldo Vicencio (Ciudad de México, 1991). Poeta y ensayista, estudió la Licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fundador del colectivo Naufragio. Es autor de Piel Quemada: Vicisitudes de lo Sensible (Casa Editorial Abismos, 2017), el videolibro Anatolle. Danza fractal (El Ojo Ediciones, 2018) y Púlsar (Ediciones Camelot América, 2019).

Su obra ha sido publicada en diversas revistas literarias iberoamericanas como Punto en Línea de la UNAM y Tierra Adentro (México); Digo.Palabra.txt (Venezuela), Revista Antagónica (Costa Rica); Enfermaria 6 (Portugal), La Ubre Amarga (Bolivia); Buenos Aires Poetry (Argentina), Santa Rabia Magazine (Perú); Una verdad sin alfabeto (El Salvador), Oculta Lit y penúltiMa (España), entre otras. Ha sido incluido en las antologías Nueva Poesía y Narrativa Hispanoamericana (Lord Byron Ediciones, 2016) y Nido de Poesía (LibrObjeto Editorial, 2018).

_

_

Orilla roja

el hueco del cuerpo
ondura

                                          palpitación, una reja compartida
                                                         registro, renovación
                                                          el nudo fuerte en mi boca

                                                [solsticio sin brillo, la tempestad

regido por manos que abanican el sudor
                 me sostengo, encrespo la humedad

sin poder estar salvo de mí
                                            la exhumación de lo convulso

tiempo de cristales
         hacia miles de grietas
las marchas, los martes, la muerte
                                                   entre el martilleo de los muslos
                                                         arroyos de pétalos
                                                     sinergia dócil, emulación de Gea

irrigación de hojas
                          laderas de ardor,
                          sin el cobijo de mi propia presencia
                                                        [no he sido yo,
                                                         sino la insinuación de mí,
                                                         una cobija desnuda

apartado
             entre la lengua el hielo,
                                                 filo domesticado

un pedregal rodea mi nombre
                               Murmullo, Ronroneo, Grito

enjambres vertidos
      mullir la luz
eruptiva, triple corriente

resido en el instinto que resiste
                                             un reposo tan distinto  

ha contendido la noche;
los pájaros duermen pálidos

recogido en la gravedad, sonrío:
                                                         una varilla marca llagas en toda la tierra