un perro andaluz: Paula Díaz Altozano – Poesía en voz de sus autores

Paula Díaz Altozano (Madrid, 1990). Becaria de Doctorado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis de fotografía artística. Licenciada en periodismo y grado profesional de música (piano). Máster en Comunicación Política (UCJC). Becada por el programa Erasmus + prácticas para residir en París y por Acciona para estudiar el máster de la Escuela SUR de Profesiones Artísticas, con sede en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ganadora del primer premio del ‘VIII Certamen Literario de Relato Alonso Zamora Vicente’ (Universidad Nebrija) y finalista del ‘IX Certamen universitario de relato corto Jóvenes Talentos Booket-Austral’. Autora de los poemarios ‘A orillas de París’ (Ediciones En Huida, 2018), ‘Ríos de carretera’ (Bajamar, 2019) y ‘Unicornios’ (Buenos Aires Poetry, 2020). Ha hecho prácticas en compañías como la petrolera British Petroleum. Título de submarinismo (Buceadora 1 estrella) por la Federación Española de Actividades Subacuáticas.


_

_

_

un perro andaluz

_


_

 
 te miraban cien mil ventanas      humo en los puertos
 te miraba el cielo afilado
 los gitanos
 una brisa de pájaros por el río de Nueva York
 caminabas mojado de flores con fuego en tu mejilla
  
 el claxon de los taxis era el mismo grito
 de las mujeres tras sus abanicos negros
  
 vapor      minotauro     flauta en la orilla
  
 mi fuego el tuyo 
  
                                    bocinas de barco
  
 caminabas y alguien cantó:
 rojo te quiero verde      amarillo      perro andaluz
 rosa      gris dibujado      naranja sea tu azul
  
 miro las alturas
 te miro      me miro
 azules lejanos
  
 Lorca de los cielos y caballos heridos
 del rayo que cayó en la asta desolada
 viene la Luna      viene la arena      
 me sangra el labio
  
 a la hora del llanto por Sánchez Mejías
 por un Antonio carmesí
 llega un aire de tangos
 la química y sus elementos
 arsénico      cadmio      plata      sodio
  
 poeta de llanto y praderas
 del progreso imaginario
 resguarde tu voz nuestra intemperie
 y sea de todo aquello que resplandece en la tierra