Cadáver exquisito, Shaila Pineda Morones

Cadáver exquisito

Solo porque es bella, porque es tierna e indefensa, ¡qué infamia, qué maldad!
¡Qué ser más despreciable es usted, deleznable y vil, y todo por un capricho!

Amparo Dávila

Fueron sus manos alrededor del cuello, frágil, que sellaron la voz en lo profundo del bosque.

Él me dijo: si me engañas te cortaré las extremidades y te entregaré a tu amante, a ver si así deforme le sirves.

Miró el descampado, dos cuerpos cubiertos de sábanas, testigos mudos entregados por placer al mejor postor.

Insisto, qué hermosa te ves con lo que te regalé. El alambre de púas que se enrosca alrededor de tu cuello de cisne hace un juego con tu vestido rojo violáceo.  Sin tu voz eres más atractiva.

No tengas miedo, mi niña hermosa, le dice el hombre mientras acaricia su cabello negro. Vamos a jugar un juego que no puedes contar, bueno, si se te ocurre hacerlo, de igual manera nadie te creería.

Intensas luces en el camino me hacen seguir hasta encontrarte, hermana; no parar en ningún momento, madre; buscarte justicia, hija; darte descanso, amiga.  El caudal de lágrimas no cesa por ustedes, pero no desesperen, sobre sus tumbas crecerán flores de esperanza.

¿Cuándo vas a entender? Yo tengo derecho a irme con mis amigos a tomar, tú por eso estás en casa para servirme. Un golpe seco se escucha a través de la pared. Un llanto lastimero que se apaga. Golpes que caen sobre algo o alguien. El vecino sube el volumen del televisor. El edificio mira hacia el otro lado mientras el monstruo pasa y todos callan lo que ya saben.

Incluso la jefa de Gobierno de la CDMX, aunque indignada por el crimen de odio que se cometió en contra de la chica, sigue con los ojos vendados ante las más de 10 mujeres que desaparecen cada día.

¡¿De verdad?! A esa falda le falta un pedazo de tela, no me gusta que vayas vestida así en la calle, los hombres te pueden faltar al respeto y a mí me fastidia eso de andarte defendiendo. ¡Cámbiate!

¡Inventé todo! Grita la chica en los juzgados para que los oficiales que la violentaron cierren la carpeta de investigación y no sigan amenazando de muerte a su familia.

¿Oye, y por qué te entambaron?

—Porque la muy perra se envalentó en una de mis borracheras y no quiso coger conmigo, así que esperé a que se durmiera y le clavé tantito el cuchillo en la frente para darle un susto y supiera quién mandaba, pero pues se la llevó la niña blanca.

Puedes adquirir el libro en el siguiente enlace: