«Vivre sa vie», de Rocío Wittib – Poesía en voz de sus autoras

Rocío Wittib (Buenos Aires,1989). Sus poemas y relatos han sido publicados en varias revistas virtuales y en papel, como Círculo de Poesía (México), Revista Penúltima y Cuadernos Hispanoamericanos (España). También ha publicado un pequeño libro Versos para perseguir sem pressa o silêncio (2016), en la editorial portuguesa Temas Originais, y La herida que besa el puñal (2018), en la editorial Ediciones en Huida. Sus poemas han sido traducidos al italiano, rumano y portugués. Desde 2016 vive en Pamplona, Navarra.

Vivre sa vie

Nana se pregunta lo que piensa y dice que se quiere morir, que está harta
y que le enerva estar enamorada porque siempre tiene que rogar
le dice a su novio que ya no lo ama pero que es alguien especial
eso mismo quería decirte yo, mi amor, ya no te amo, que lo sepas
es cierto que a veces se me olvida pero Nana me ha hecho recordarlo
y he decidido aprovechar este poema para dejarlo por escrito

Nana tiene veintidós años, mi amor, los mismos que yo tenía cuando te conocí
era joven, tenía muchas preguntas existenciales y la mirada perdida, igual que ella
a veces es responsable de sus actos otras se abandona a la espiral de la autodestrucción
igual que yo, igual que todas, inevitablemente nos dejamos arrastrar de una cosa a la otra

Nana trabaja en una tienda de discos pero quiere ser actriz y acaba prostituyéndose
llora en el cine, llora a Juana de Arco de Dreyer, llora en el fondo su pequeña tragedia
también tira besos y fuma, fuma en parís en blanco y negro nouvelle vague y me arde
el deseo de volver a besar tu aliento de vinagre y humo, de lamer tu lengua de ajo
qué agrio es el olvido que has dejado en mi boca, mi amor, me escuecen los labios

dice Nana que huir es una tontería y que la vie, c’est la vie, pero la vida es decadencia
y en la decadencia vivimos sin comprender demasiado las cosas que ocurren, que vivimos
pero Godard nos hace sentir que esa decadencia es bella, mi amor, bien mirado todo es bello

Nana charla en un café parisino con Brice Parain, el filósofo que se interpreta a sí mismo
dicen que hablar es arriesgarse a mentir y mentir es de algún modo una forma de búsqueda
se refieren a la mentira sutil, no a la que pretende engañar o hacer daño como tus mentiras
tus infinitas, tiránicas, violentas, repugnantes, sádicas, crueles, sucias, retorcidas mentiras

luego ella pregunta si no debería ser el amor lo único verdadero, y Parain responde que sí
pero que haría falta que el amor fuese siempre verdadero, entonces Nana mira a cámara
Nana nos interpela con sus grandes ojos, nos obliga a preguntarnos a nosotras mismas
sobre el amor, sobre lo verdadero, el lenguaje, las palabras, el deseo y otra vez el amor

y al final Godard hace lo que deberíamos hacer todas cuando el deseo duele, mi amor
matarlo, es lo que hay que hacer, coger una pistola y dispararle, no pensarlo, disparar
hay que matar el deseo para poder seguir viviendo, mira mi pistola, mi amor, mírame
mira por última vez el amor en mis ojos, mira todo lo que hemos sido y ya no seremos
y muere, muere acribillado como Nana en el asfalto, muere porque ya no te amo
porque ya nadie te amará nunca con la verdad quemando dentro, mi amor

                                                                                           Vivre sa vie (1962), Jean-Luc Godard