Dossier de poesía carcelaria cubana, escrita por mujeres. Un poema de Elaine Vilar Madruga.

A

A

Elaine Vilar Madruga (La Habana, 1989). Narradora, poeta y dramaturga. Licenciada en Arte Teatral, especialidad Dramaturgia por el Instituto Superior de Arte (ISA). Ganadora de diversos premios nacionales e internacionales. Su obra ha sido editada en antologías a lo largo del mundo. Ha publicado más de treinta libros en editoriales de Estados Unidos, Canadá, Cuba, República Dominicana, España, Chile, Francia, Italia y México. Cultiva los géneros de novela, cuento, poesía, literatura fantástica y de ciencia-ficción, periodismo, crítica, teatro, literatura para niños y jóvenes. Miembro de la AHS y de la UNEAC. Es considerada una de las voces jóvenes más importantes de la Cuba literaria actual.

A

A

¿No decías que cualquier mujer podía ser Juana de Arco?


los barrotes eran mi ciudad
la cárcel era mi ciudad
el campo de la guerra cercenado
por el ángel de las tumefacciones

la mano de un hombre
y pocos meses son el consuelo
nada más queda
salvo el olor
del encierro
y he aquí que es una huella
con forma de lanza
a mi izquierda una voz ruge
sorda vivirás muerta vivirás ardiendo vivirás
a mi derecha otra voz susurra
la nada está en ti la prisión te habita
pero observa qué receptáculo qué ánfora eres del vacío

de ese vacío que existe en todas las voces
en el olor del humo

señor mírame
a mi izquierda el ángel/a mi derecha el ángel
no entienden cómo
pero estoy
aquí
atorada entre dos realidades
entre barrotes

la muerte es en ocasiones una ciudad despellejada
se han cerrado las rejas
señor
aún soy
¿me ves?
dentro
del pájaro.

18 de julio de 2019

A