Dossier de poesía carcelaria cubana, escrita por mujeres. Un poema de Lidia Meriño.

A

A

Lidia Meriño (Pinar del Río, 1968). Poetisa y narradora. Licenciada en Español y Literatura. Ha obtenido reconocimientos entre los que destacan: Premio Alcorta (2002); Premio Regino Boti (2004); Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara (2013); Premio Hermanos Loynaz (2017); Premio Pluma de Oro al mejor libro publicado en 2017, por Publicaciones Entre Líneas, Miami, USA. Sus últimos libros publicados son: Sangre fría/ Sangre tibia (2018) y El libro de todas las lunas (2019). Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Labora como editora de la Revista Signos. Es miembro del consejo editorial de la Revista de literatura para niños y jóvenes Chinchila.

A

A

A

La madre del preso

Vestida estrictamente pobre,
estrictamente pulcra,
llegó la madre del preso
cual dama que se acicala
para una cita de lujo.
Honorable en su pena
desató el envoltorio para la requisa.
Mostró a los guardias su paquete,
solo un poco de azúcar, una fruta
y la tenue sonrisa
de quien aprendió a racionar la miel
para tiempos de amargura.
No le vimos las comunes lágrimas
de las madres de los reos,
esas que dejan al dolor una brecha de acidez.
Solo trajo a su hijo
el dulzor necesario a los días de prisión.