Dossier de poesía carcelaria cubana, escrita por mujeres. Un poema de Marcia Jiménez Arce.

A

A

Marcia Jiménez Arce (Pinar del Río, 1973). Poeta, narradora, escritora para niños. Miembro de la UNEAC. Con su libro de cuentos Nicoco el tamborero, obtuvo Premio Chicuelo 2004 (Ediciones Loynaz, 2005), y el Premio La Rosa Blanca en 2006. También obtuvo el Premio Pinos Nuevos y Regino Botti, en 2007, el Premio Calendario en 2008, por su poemario De congo y carabalí (Casa Editora Abril, 2009), la Beca de Creación Alcorta, con el poemario Mujer en gris, y el Premio Hermanos Loynaz en 2019, con el poemario Modus operandi. Entre otras publicaciones y antologías, dentro y fuera de Cuba.

A

A

A

Pérdidas

La cárcel flota orgiástica.
Los reclusos se buscan,
penitentes
del deseo perpetuo de la carne.
A plena luz del día
se poseen violentos, pasionales.
Mezclados sin distinción,
accesibles a la embestida fálica
―cualquiera en la mirilla―.
Instante lujurioso en que la cárcel
—submundo marginal—
transforma el lado flaco de los hombres
en público secreto,
indispensable.