Poesía cubana. Un poema de Ronel González.

A

A

Ronel González Sánchez (Holguín, 1971). Poeta, narrador y crítico. Licenciado en Historia del Arte. Autor de numerosos libros. Ha recibido premios en Cuba y en el exterior. Posee la Distinción por la Cultura Nacional.

A

A

A

Campos de reconcentración

A

A

Potreros baldíos de Jimaguayú.
 Palmares aún sanguinolentos de los valles del Cauto
                                                                                          a esta hora el ocre de la tarde desdibuja demasiado aprisa los hierbajos/ que el hambre puso en solfa/ y no hay noticia de convoyes/ ni escaramuzas inminentes. 
                                                                                  Un cuarzo espurio parte en dos los ocujes/ y la cuántica del devenir en repliegue incesante/ disuelve los extremos de la mendicidad/ donde los vocablos patria y pánico se cortan.
                                                                                                    Este año las guayabas maduraron pronto/ y la sequía malogró la cosecha de la naranja agria.
                                                                                                                        Un aire de vaporosa escualidez unge la vestimenta/ de quien persigue una fruta ilusoria/ entre el marabú sin piedad y la matojería alucinante de Sanz Carta.
 Nada es real salvo la noche/ que dista mucho de ser bella/ aunque persiste en no dejar dormir en el obcecado linaje de los ranchos de yagua
                                                                                                Junto al pozo ciego en la manigua/ ningún montón de piedras/ reproduce la cruz sobre cuerpos impúberes/ nadie tiene un caballo ámbar mallorquín/ para acometer contra la campana de iglesia travestida en cañón
                                 ni puede llamarse Valeriano Weyler.