Poesía cubana. Dos poemas de Israel Domínguez.

Israel Domínguez (Villa Clara, 1973). Es poeta y traductor literario. Licenciado en Lengua Inglesa. Miembro de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba. Ha recibido numerosos galardones, entre los que destacan: Premio Calendario (1999),  Premio José Jacinto Milanés (2000), Premio Digdora Alonso (2008), Premio América Bobia (2010), y Premio de Poesía La Gaceta de Cuba (2016). Ha publicado los poemarios Como si la muerte hubiera sidounsueño (E. Vigía, 1998), Poemas tempranos(E. Aldabón, 1999), Invitaciones (E. Vigía, 1999), Hojas de Cal(E. Abril, 2001), Collage mientras avanza mi carrode equipaje(E. Vigía, 2002), Sobre un fondo de arena(Colección Sur, 2004), Después de acompañar a William Jones(Letras Cubanas, 2007), Del ciruelo y otras observaciones (Ediciones Vigía, 2009), Viaje de regreso (Ediciones Matanzas, 2011), Glorieta sin agua (E. Vigía, 2011), En dirección contraria (Ediciones Aldabón, 2014) y Return Trip (The Operating System, 2017). Poemas suyos se han seleccionado para diversas antologías, y han aparecido en revistas dentro y fuera de Cuba. Ha colaborado además con reseñas y traducciones en revistas cubanas.

A

A

Fosa

A

Cavas una tumba al centro de la inconformidad. Pones alrededor comidas y flores, enciendes una vela. Alimentas con agua y sangre los huesos que se multiplican.
Buscas una razón para no continuar, pero la fosa es cada vez más profunda. Imagen contra imagen, impulso contra deseo.
Cavas y vuelves a cavar. Una tumba se cierra. Otra se abre.

A

A

Lego

A

Jugábamos LEGO y armábamos casas. Con los bloques plásticos construimos una ciudad. Leg godt es una frase danesa que significa jugar bien. Para Papá jugar bien es jugar correcto.
Decía que mi hermano era muy inteligente porque jugaba bien. Yo en cambio era un desastre: mis construcciones le parecían extrañas. A mi hermano le gustaban pero temía perder su confianza.
Un día amenazó con golpearme si seguía haciendo “esas cosas raras”. Boté algunas piezas y mi hermano lloró.
“Casa linda y carro del año”, habla orgulloso de su hijo.
A veces mi hermano aparece en Facebook con aquella cara triste, como si todavía le faltaran algunas piezas. A mí me faltan, pero sigo haciendo esas cosas raras que tanto le molestan a Papá.