Poesía cubana. Un poema de Rigoberto Rodríguez Entenza.

Rigoberto Rodríguez Entenza (Sancti Spíritus, 1963). Poeta, narrador, dramaturgo y crítico cubano. Graduado de Teatro por la Escuela Nacional de Arte de La Habana. Ha trabajado como guionista, director radial y profesor universitario. Dirigió los grupos teatrales La fuente viva y Tablas Nuevas. En el año 2001 fundó y dirigió el grupo Teatro Guiñol de Sancti Spíritus. Es considerado por la crítica especializada como uno de los autores significativos de la literatura cubana contemporánea. Destacan sus libros Hombre colgando de un pie / del mundo (1991), La mano y el silencio (1998), Otras piedras talladas en silencio (2006) y Manera obsesiva (2008).

A

A

Ante la vitrina

A

A Doña Carmen

Ante la vitrina, sentado
como una abuela muerta
me pongo a mirar el borde de la taza
a sorber el café, humo redondo
en los ojos que se va a tragar la tierra.
Abro la ventana y entra el golpe
del jardín, la voz del arroyo
el espejo de la piedra, la canción
que viene desde la casa de los pájaros.
Con una escoba de yarey
entre saltos de olvido
fumo y deambulo por las habitaciones
cercado por paredes de madera
por ases diagonales, sesgos amarillos
alucinaciones encarnadas en los retratos
en las miradas fijas, en las ruinas.
Una y otra vez
miro por las ventanas para escuchar
por fin el crujido de la memoria
la densidad de las palabras
que me acosan con el peso real
la anulación de aquel destino
polvo, tablas que veo caer desde el humo
como una casa derribada
por el voraz ánimo del tiempo.