Poesía cubana. Un poema de Moisés Mayán.

Moisés Mayán (Holguín, 1983). Licenciado en Historia. Poeta, narrador y editor. Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso (2003). Entre los premios de poesía obtenidos se encuentran, Premio Gastón Baquero (2010), Premio X Juegos Florales, Matanzas, (2011), Premio Mangle Rojo, (2017), Premio Calendario (2018), Premio Regino Boti (2008 y 2018), Premio Manuel Navarro Luna (2018), Premio José Jacinto Milanés (2018), Premio La Gaceta de Cuba (2019), Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara (2019), y Premio Hermanos Loynaz (2020), entre otros. Tiene publicados los libros de poesía Fábula del cazador tardío (La Luz, 2007), El monte de los transfigurados (El Mar y la Montaña, 2009), Cuando septiembre acabe (La Luz, 2010), El cielo intemporal (Ediciones Holguín, 2013), Raíz de yerba mate (Cuadernos Papiro, 2015), Estética de la derrota (Áncoras, 2017), El factor discriminante (Casa Editora Abril, 2019), Mentalidad de enjambre (Ediciones Matanzas, 2019), y Carga al machete (El Mar y la Montaña, 2019, Premio de la Crítica, 2020). Muestras de su obra aparecen en numerosas antologías en Cuba y en el extranjero. Es miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

A

A

1983

A

Un año antes del colapso o materialización de la distopía de George Orwell, o sea, en 1983, William Golding ganaba el Premio Nobel de Literatura. Mi madre dijo que en ese tiempo una plaga de moscas asolaba la provincia. Ese mismo año Juan Rulfo recibía el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. El vientre llano de mi madre creciendo silenciosamente en las noches, mientras un poeta de la generación del 27, Rafael Alberti, era distinguido con el Premio Cervantes. Ese año se entregaba por primera vez el Premio Nacional de Literatura. Nicolás Guillén fue el elegido. A mi madre, al margen de todos los discursos, nadie le iba a entregar un premio, aun así decidió pujar, correr el riesgo y parir a un poeta.