«Un recorrido elemental», de Diego Quintero Martins – Poesía en voz de sus autores

Diego Quintero Martins (Taskent, Uzbekistan, 1990) es autor de Estación Baudelaire (Ediciones Espiral, 2015) y Taskent soledad ultra (Ediciones Espiral, 2017) (Ediciones liliputienses, 2019).  

Un recorrido elemental

Fuerzo la vena yugular; odio inyectado en el flujo sanguíneo. Soy fácil, soy el animal más común de este siglo ¿dónde está mi gloria? My sign is vital, my hands are cold and I'm on my knees looking for the answer. Tanta promesa.
  
 *
  
 Nunca entendí mi rabia pero la vivo. Una rabia desprovista de razones, música apenas audible en el páramo digital. La estrella en nuestra carne.
  
 *
  
 Dije muerte, dije la muerte no me asusta. Miré el espejo y dije:
  
 Lately, did you ever feel the pain?
 In the morning rain as it soaks you to the bone
  
 *
  
 Lo bello vive en alguna parte, es cuestión de proyectar rayos con lupa para vanagloriarse en su calidez.
  
 *
  
 Un homicidio es homicidio
 si la victima
 no quiere morir,
 si no entrega
 el cuerpo.
                                                            ¿Acaso un arma justifica su naturaleza?
  
 Somos una llaga
 envuelta en sal: delicia permanente.
  
  
 No desfallezca
                                             le dije
 todavía falta mucho,
 todavía el cuerpo aguanta más flagelo.
  
  
 Es cuestión de amar
 la consecuencia.
  
 Un cadáver
 flota por las curvas
 de un río
 y no piensa su trayectoria,
 apenas la sigue.
  
                                              El océano
                                              es donde las aguas
                                              se juntan
                                              con todas las aguas. 
  
 How
 sweet
 the                                            
 sound
 That saved a wretch
 like me.
  
 *
  
 Voy en caída libre contra las torres de una urbe como un avión encendido y dócil —no, hermoso, tan estúpidamente hermoso. Los niños se obvian al clamar aleluya. Caen por voluntad de las piras, lluvia, ritual, no me perderé.
  
 *
  
 Repto por las duermevelas
 con el hocico  
 rabioso —un choque es una imagen hermosa,
 querido.
  
 El estigma.
  
 Un cuerpo en la plantación,
 el trigo rompiéndose 
 fácil.
  
 *
  
 Tengo una voz cercana a las mornas como esa sangre marina de mis antepasado, ese palpitar intrínseco del cartílago, el simún y la médula. Es una dulzura cincelada por la mutabilidad: una pájara contra el agua. 
  
 * 
  
 (graduation)
  
 Seré en mi especie
 para entender el nombre oculto
 del terror. Quiero bañarme en el juicio
 y la sangre de los jóvenes,  
 ese cardumen esbelto, polifónico de nervio.
 Quiero ser capaz de todo
 particularmente de sentir la aguja
 y el miedo natural
 en la felicidad. Quiero desarme
 en lo vivo.
  
 *
  
 What became of the dreams we had?
 Oh what became of forever, though?
  
 Nunca fui único pero deseé la unión de mi figura con la luz. Lo momentáneo de ser alguien bajo el palpitar de los carteles.  
  
 El sueño de un cuerpo furtivo.