Dossier de poesía cubana: destejiendo el olvido. Un poema de Pura del Prado, en la voz de Darcy Borrero.

Pura del Prado

Pura del Prado (Santiago de Cuba, 1931 – Miami, EE.UU., 1996). Poeta. Publicó los poemarios Los sábados y Juan (1952), De codos en el arcoíris (1952), Canto a Martí (1953), El río con sed (1956), La otra orilla (1972), Otoño enamorado (1972), Color de orisha (1972) e Idilio del sol (1975).

A

A

La tristeza

A

Para Ángel Aparicio Laurencio

La tristeza ha querido apoderarse de mis sábados.
Insistente, quisquillosa, constante,
se cuela en mi vacación,
como si ya no tuviera bastante con la soledad.
A veces se disfraza de ruidos,
de voces aburridas, de visitas fastidiosas
que no tienen nada en común con los amos de la casa.
Otra veces adopta el traje del vacío,
intenta borrarme a los niños,
llevarse lejos los animalillos domésticos,
marchitarme las flores,
estropearme la cena, interrumpirme un beso.
Cómo lucho con ella
esta batalla de los sábados,
cuando me arrebata el por qué ser feliz,
sonreírle a la vida.
Quisiera tirarle una piedra en la frente,
gritarle insultos, difamarla.
La arrojo fuera, a que pasee las calles
o se esconda en el cine
y se siente en la habitación del adúltero.
Me impongo a ella regando plantas,
leyendo un libro, escribiendo una carta.
Hago que se escuche una suave música en mi morada,
estudio una lección, limpio la plata,
y terca como ella, me defiendo.
Ahí tengo la guitarra, el rosario, las nubes,
cuando todo me falla
también la expulso a veces con las lágrimas.
¡Pero ella me es tan fiel! ¡Siempre retorna!
Como una esposa desdeñada que ama
y nunca se decide a despedirse.
¡Ay, tristeza, tristeza
que te has encariñado con mi alma!
Dame un respiro: ¿quieres?
Por lo menos
déjale al pobre sábado a la risa,
al canto, a la ternura, a los muchachos.
Pero no quieres… Bueno, ¡qué se le hace!
Échate en un rincón, duérmete, gata.
Quédate silenciosa, inadvertida.
Si quieres ronronea, y ya no más.
Al menos, por favor, que ni te notes.


En la voz de <strong>Darcy Borrero</strong>
En la voz de Darcy Borrero

(Santiago de cuba, 1993) Periodista a medio tiempo y contadora de historias a domicilio. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. De ambas escuelas provienen sus dos primeros libros (mellizos de madre y padre) Eduardo Heras: los pasos, el fuego, la vida (Editorial Guantanamera, 2017), y Mestiza (Jugando a escribir po-e-sí-a) (CAAW Ediciones, 2018) a los que amamantará como buena primeriza. Mientras sea necesario. Digna mamífera se considera, pero como no tiene pelos en la lengua ha dicho en ellos lo que ha creído. Aunque hace prosa poética desde la primaria, empezó a escribir poesía el año pasado, ayer para ser más precisos. En algo no cambiará su voz poética: sigue detestando a los “literatos” y disiente de la militancia esnobista. Para-fóbica por definición, aunque le fascina bajarle muela «intelectualoide» a los comunes mortales que la rodean. Ha publicado cuentos, poemas y artículos científicos en diversas revistas.