Poesía cubana. Dos poemas de Ivett Orozco Valenzuela.

A

Ivett Orozco Valenzuela (La Habana, 1973). Poeta y narradora. Graduada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Mención en el Concurso de Poesía Generación del 27, Argentina, 2002. 1er Premio Concurso Eclipse, Cuento, 2002. 1er Premio Concurso Camello Rojo, Poesía. 2003. 1er premio Concurso Farraluque de Poesía Erótica, 2001. Ha sido jurado en eventos y concursos de narrativa y poesía. Los poemas aquí incluidos pertenecen al libro La borrasca (Editorial Voces de Hoy, Estados Unidos, 2020), con el que obtuvo el 1er Premio en el Concurso de Poesía El Mundo lleva Alas, 2019.

A

A

Mi cuerpo en el espejo

A

Me queda mi imagen,
la transparencia en el espejo,
un aliento feroz quejándose
—————en las profundidades.
Ella pega su sexo al mío indicando
—————a dónde ir si me desangro.
Soy un gemido,
—————ella es el eco.
Siento que estallo.
Recuerdo y nada existe.
Ambas buscamos palabras,
una posibilidad para estar más cerca.
Muerdo el lado oculto
—————donde se lanzan las aguas.
Ella devora el abismo,
la voz revienta tímpanos.
Los dedos viajan hasta la entrada
—————de otra imagen.
Ahora queda quieta,
limpia el lado marchito donde
coloqué mis manos.
Vuelvo a besarla temiendo que escape
y me diluyo dentro de rostros,
——————————————–manos,
——————————————————–sexos.
Caigo al suelo libando mi furia,
escondiendo el sudor
que incendian mis piernas.

A

A

Blanco Inmóvil

A

Para Juan Carlos Flores

El poeta libera la estrofa de probables asonancias.
El rugido del mar mitiga la impaciencia de la lluvia.
El poeta vuelve sobre la página,
no deja de pensar en la cuerda,
que dentro de pocas horas,
aprisionará su cuello.
Las píldoras aún permanecen sobre la mesa.
En breve su cuerpo balanceándose en el balcón
definirá la ultima elegía.