Poesía cubana. Dos poemas de Sheyla Valladares Quevedo.

Sheyla Valladares Quevedo (Matanzas, 1982). Licenciada en Periodismo. Poeta, narradora y editora. Egresada del XII Curso del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Tiene publicados los poemarios Lo que se me olvida (Premio Pinos Nuevos 2014; Gente Nueva, 2015) y La intensidad de las cosas cotidianas (Sed de Belleza Ediciones, 2015), también el libro de relatos Relojes con miedo al agua (Premio Luis Rogelio Nogueras, 2015; Editorial Extramuros, 2016). En 2019 publicó el libro Confluencias de letras en el éter. Análisis sobre el guion de la radionovela en Cuba (Investigación, Editorial En Vivo del ICRT). En 2017 recibió el Premio de Periodismo Sed de Belleza, de la AHS, por el volumen escrito en coautoría con Yunier Riquenes, Dicen los escritores de la Generación 00 ¿Nueva promoción de escritores cubanos? (Sed de Belleza Ediciones, 2018). Poemas suyos han sido publicados en varias revistas cubanas.

Revelaciones de las hijas de Eva

Las mujeres ya no guardamos
los diarios debajo de la almohada.
No nos preocupa
quién pueda venir a develar nuestros secretos,
a conocernos,
a decir ella se parece a mí
o que mujer tan loca e irreverente.
Ya no sentimos vergüenza
por las palabras que utilizamos.
Decir deseo, está bien,
decir masturbación, está bien,
decir no quiero ser madre, está bien.
Ya no le tememos a los castigos,
a los insultos,
a que amemos a otra mujer
u otro hombre,
a ser felices,
aunque nos hayan dicho toda la vida
que la felicidad no existe.

Teatro

No llamaría esposo
al hombre que me hace un sitio en el lecho
y ciertas noches cubre mi cuerpo
como quien aborda un tren.
Y a pesar de las noches,
una, dos, tres, hasta el hastío…
de mi cuerpo,
ese hombre
no comprende por qué no ondulan los pañuelos,
por qué nadie sale a recibirle,
a darle la bienvenida.
A pesar de ello,
él se ha aprendido bien el personaje
y gesticula y suda y gime
como si alguien estuviera interesado en su actuación.