Poesía cubana. Un poema de Alberto Peraza Ceballos.

Alberto Peraza Ceballos (Pinar del Río, 1961). Poeta, escritor para niños y promotor cultural. Licenciado en Educación, Especialidad Lengua Inglesa. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), del Movimiento de Poetas del Mundo, de la Sociedad Cultural José Martí y de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Ha obtenido varios premios, entre los que destacan el Premio de Poesía Nicolás Guillén 2019, con el libro Macerar; y el Premio La Edad de Oro 2018, por su libro Tierra Mojada, 2020, entre otros. Ha participado en Ferias del Libro y Festivales de Poesía en México, Estados Unidos, Colombia y Cuba. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, portugués, chino, vietnamita, alemán, y húngaro. Tiene publicados los libros de poesía Escapar al olvido, Sobornos clandestinos (y otras utopías) y Máscaras interiores, por Ediciones Loynaz, y Macerar, por la Editorial Letras Cubanas.

Macerar

MACERAR el cuerpo. Separar el líquido del hueso y la carne. Poner a curar la piel. El peso de los días me hinca hasta dejarme ciego, vagabundo; un desconocido en mi propia casa, en mi propia calle, en mi propia conciencia. Macerar con la precisión de los matemáticos, el desgano de las putas, la obsesión de los psicópatas, la fe de los creyentes, el dolor de los poetas…
Macerar el cerebro, ponerlo a colar como al café. Reconstruirme luego con la paciencia de los artesanos, la perseverancia de los ilusos…
Yo soy el iluso; el poeta que pierde el control de las palabras. Macerar hasta el tuétano. Aislar los sentidos con rebeldía adolescente. Macerar la memoria. Incrustarme en las paredes, para que con huevos y piedras me fusilen. Macerar hasta perderme como los náufragos, los menesterosos, los suicidas…
Macerar.
Macerar.
Macerar…