Poesía cubana. Dos poemas de Alba Thalía Valle Gómez.

Alba Thalía Valle Gómez (Santa Clara, 2003). Estudiante de duodécimo grado del IPVCE Ernesto Guevara. Es miembro del taller literario Los Conspiradores, impartido por el poeta Sergio García Zamora.

Gordiano

Un nudo bien fuerte me recubre, me obliga a nadar con todas sus fibras. Hay que deshacerse de lo inútil, me dice, mientras contempla cómo voy acumulando polvo en la garganta. Comienza en mí a estampar su marca roja. Cuántos siglos, cuántos hombres, han de haber muerto así, unos por deseo propio, otros por brutalidad ajena. Aunque existen algunos que mueren por sí mismos, dentro de sí mismos; de ellos casi no se habla: los que se ahorcan con un nudo imaginario.

El oficio

La piel que habitamos se restriega contra las sábanas blancas todos los días. Nuestra piel deja en las mañanas rastros de su pudrición. La empleada del hotel o la enfermera que raspa la herida del enfermo, tienen que lidiar con las manchas que desprendemos. La peste que nos consume delata las veces que negamos la ayuda a nuestra madre. El dolor ajeno nos fue invisible, pero hoy lo pagamos con ampollas en la espalda. El castigo de los que no duermen es aún mayor, y he aquí mi prueba.